• Camila Carcache Guas

2001: Odisea en el espacio, una nueva era de la ciencia ficción- película de Stanley Kubrick

En 1968, hace más de 50 años, una película cambió la forma de hacer cine para siempre.

2001: Odisea en el espacio podría describirse como la historia de un grupo de astronautas en su intento de seguir señales emitidas por un extraño monolito encontrado en la Luna y de supuesto origen alienígena. Sin embargo, su narración es mucho más amplia, es la historia de la humanidad, desde nuestros orígenes como homínidos, hasta los viajes a la Luna, el desarrollo de la inteligencia artificial y la existencia de vida extraterrestre. Kubrick y su increíble equipo lograron crear la que podría considerarse como la primera película respetable de ciencia ficción, tanto en su realismo científico como en sus impecables efectos especiales.



La película está inspirada en la novela de ciencia ficción El centinela de Arthur C. Clark, la cuál fue redactada con base en los avances científicos del momento, (algo poco común en este tipo de narrativas en la época), las cuales se caracterizaban por su "fantasía".

Esto atrajo la atención de Kubrick, quien le propuso a Clark trabajar juntos en la redacción del guión, pues (Kubrick) además de respetar la ciencia, quería que su película fuera realista y conseguir una experiencia creíble para el espectador. Y es que no solo las novelas de ciencia ficción eran fantasiosas, también lo eran las películas, las cuales, por lo general, se veían limitadas en su temática a naves espaciales (diseñadas según modelos de aeroplanos) y alienígenas monstruosos, carentes de inteligencia alguna.



Para lograr el tan deseado realismo científico, Clark y Kubrick trabajaron en conjunto con una equipo multidisciplinario de ingenieros de la NASA e IBM, y algunos de los mejores supervisores de efectos visuales de la época, Douglas Trumbull, Wally Veevers, Con Pederson y Tom Howard, para el diseño de la nave espacial y la interfaz de las computadoras, entre ellas el temible HAL 9000, que sirvió años más tarde de inspiración para el villano de Wall-E.



Fueron necesarios 4 años para completar la película y un presupuesto que sobrepasaba los 10 millones de dólares, una fortuna en la época. A pesar de no contar con la facilidad de los efectos especiales de computadora, el trabajo duro de todo el equipo creativo valió la pena, pues consiguieron hacer de 2001: Odisea en el espacio una película que aún se siente moderna. Si bien, mucha de la tecnología utilizada para la producción ya era de uso común

en la industria, Douglas Trumbull desarrolló una máquina, conocida como "Slit Scan", que permitía la filmación de dos planos de exposición aparentemente infinitos, con lo cual se logró grabar la "psicodélica" escena final que rompió con todos los esquemas de filmación conocidos hasta el momento.


Desde su estreno, en abril de 1968, 2001: Odisea en el espacio ha inspirado toda clase de increíbles directores, desde Steven Spielberg, hasta George Lucas y James Cameron. En lo personal, la experiencia de ver la película me resultó muy confusa, pues no es la típica narrativa de contar lo que sucede, sino simplemente mostrar y dejar todo abierto a interpretación. Kubrick respetaba la inteligencia de su audiencia, y esta película es prueba de ello.

Si algo siento por 2001: Odisea en el espacio es un inmenso respeto por los efectos visuales logrados en la época y agradecimiento por el desarrollo del género de la ciencia ficción, pues sin duda esta película nos abrió camino hacia el espacio, cambiando la forma de hacer cine para siempre.

Calificación:

10/10


Lee también: El secreto detrás de los símbolos en Parásitos - película de Bong Joon-ho


Trailer:


©2020 por La hora de las musas. Creada con Wix.com