¿Es la versión de Borges de "Bartleby, el escribiente" una traducción o una recreación?


Bartleby, el escribiente (1856) es un relato corto de Herman Melville, el autor de Moby Dick (1851). Melville se vio sumergido en un silencio literario por un largo tiempo, durante el cual se aisló de la escritura, su principal medio de comunicación con el mundo. Esto se refleja en la obra, especialmente en el personaje central, Bartleby.


Jorge Luis Borges tradujo Bartleby, el escribiente al castellano. Su versión ha estado sujeta a numerosos análisis y críticas en relación a su labor como traductor y si en el proceso produjo una versión propia y adaptada del texto o si su versión en español está dentro de los parámetros de la traducción tradicional.



¿De qué manera hay una reconfiguración de la obra Bartleby, el escribiente al ser traducida por Borges?


Preferiría no hacerlo(1), originalmente I would prefer not to(2) es una de las frases más recordadas de la literatura americana del siglo XX. En esta frase reside no sólo la esencia de Herman Melville sino también la musicalidad de Borges, quien tradujo la obra al castellano. Bartleby, el escribiente se define como “la integración de lo imposible: la historia del exilio del hombre en el mundo, el exilio de la razón en el cuerpo, el exilio de la materia en la naturaleza”(3). Esto se relaciona directamente con la vida del escritor, quien por muchos años se vio inmerso en un silencio literario, visto así como un exilio propio del escritor del mundo, retratado en la novela por medio de Bartleby. De este éxito literario, la historia no ha sido la única laureada, sino su traducción al castellano también, especialmente, la versión traducida o quizás recreada de Jorge Luis Borges. La traducción de Borges ha estado sujeta a numerosos análisis en cuanto a la reconfiguración a la que se ve sometida la obra al ser traducida por Borges, y si puede considerarse una recreación de la original, o si la labor de argentino con el clásico de Melville se encuentra dentro de los parámetros de la traducción tradicional.


Disminución de palabras

En la obra, uno de los factores que resaltan de esta traducción es la disminución significativa de palabras; la versión de Borges tiene alrededor de dos mil palabras menos que la producción original. En la etapa final del libro se puede ver un ejemplo: el original dice “May Mrs. Cutlets and I have the pleasure of your company to dinner, sir, in Mrs. Cutlets’ private room?” (4) , la traducción borgiana es la siguiente: “¿Qué quiere cenar hoy?” (5) Es así como, al traducirse, se omite la persona (Mrs. Cutlets), el lugar (Mrs. Cutlets’ private room) entre otros elementos que constituyen la frase original. Al evaluar este extracto, puede considerarse que Borges decide reescribir la oración completamente debido a que, al ser de tal extensión, la atención del lector se disipa, pero, ¿cómo? Al tener una frase tan dilatada como esta, el lector se enfoca en lo que esta contiene, es decir, los personajes, el lugar, entre otros factores, sin embargo, la traducción omite estos detalles, para así llevar la atención de los lectores a la respuesta de Bartleby a dicha pregunta “Prefiero no cenar hoy” (6).


Preferiría no hacerlo y la tenaz negación a la acción

Preferiría no hacerlo, Preferiría quedarme aquí solo, Preferiría no dejarlos...parece ser lo único que Bartleby es capaz de decir. A lo largo de la obra hay una constante negación por parte del personaje central a seguir cualquier orden dada por su patrón, sin embargo, hay algo que posiblemente se esté pasando por alto y esto es que al realizar la traducción literal, la frase figuraría como Preferiría que no; no obstante, Borges decide añadir una palabra más que nunca fue escrita por Melville y esta es hacerlo; justamente un verbo; Preferiría no hacerlo. Puede parecer algo superficial, pero con esto, Borges establece que Bartleby se niega a realizar todo tipo de acción que se le es exigida. Borges encuentra a Bartleby como “...un hombre oscuro, que se niega tenazmente a la acción.”(7). Por medio de esta traducción, Borges busca intensificar la relación personaje-lector en la cual Bartleby tiene un comportamiento repetitivo y el lector se resigna a su simple respuesta. A lo largo de toda la obra, el narratario experimenta una frustración creciente, en la cual se niega a aceptar la respuesta de Bartleby a las órdenes y preguntas y exigir de alguna manera una explicación o la llegada de un clímax en el cual se resuelvan sus incógnitas. Pero esto nunca ocurre; Borges con la disminución de palabras (sobre todo en preguntas) hace énfasis en las respuestas de Bartleby para así reforzar la recepción deseada. A través de la frase principal, los lectores construyen su juicio del porqué Bartleby decide no hacer nada y qué es aquello que causa su obstinación.


La (no) traducción de los nombres de los personajes

Otro punto debatible en cuanto a su impacto en la recepción de la obra traducida es que los nombres de los personajes Turkey, Nippers y Ginger Nut se mantienen igual a pesar de ser palabras en inglés. Otras traducciones, posteriores a la de Borges tienden a traducir estos nombres literalmente al español como Pavo, Pinzas y Jengibre; estas palabras tienen una carga significativa específica. Pavo (Turkey), por ejemplo, hace referencia al aspecto físico del personaje que lleva este nombre: corpulento y colorado. Por otra parte Pinzas (Nippers) es un término utilizado en Inglaterra para referirse a aquellos individuos que tienden a involucrarse en negocios oscuros, y puede ser traducido también a ladrón. Finalmente Nuez de Jengibre (Ginger Nut) recibe su nombre debido a que cumple la función de proveer manzanas, pastelillos y nueces de jengibre a los otros trabajadores de la oficina. Es así como el apodo de cada personaje corresponde a un factor específico, sea su físico, ocupación o naturaleza. Cuando Borges toma la decisión de no traducir estos nombres propios le resta la connotación que puedan tener, de esta manera aislando los apodos de las personalidades y permitiéndole al lector que juzgue a los personajes de manera autodidacta. Nuevamente, las decisiones de Borges sobre la traducción de la obra se enfocan en darle mayor protagonismo y participación a los lectores, quienes sin estar condicionados sobre las connotaciones de los nombres de los personajes tienen control sobre su percepción de estos mismos y crean un juicio a partir de los hechos y sus personalidades, excluyendo todo elemento del contexto personal de cada uno.



Traducción de título

Es importante resaltar también cómo en la traducción del título se evidencian dos de los elementos mencionados anteriormente: eliminación de palabras y sustracción de su carga connotativa. El título de la obra es originalmente Bartleby, the scrivener: A story of Wall Street, lo cual figuraría como Bartleby, el escribiente: Una historia de Wall Street; sin embargo, la última parte se elimina completamente por Jorge Luis Borges. El fragmento sustraído nos proporcionaría información valiosa sobre el lugar donde transcurre la narrativa, sin embargo Borges, al sustraer esta sección aclaratoria del título, emplaza la labor de descubrir este aspecto al narratario, basado en las descripciones del espacio proporcionadas ulteriormente en el relato. De esta forma Borges le cede el cometido de descubrir diferentes aspectos dentro de la narración al lector una vez más.


¿Se mantiene la esencia de la poética de Melville?

Ahora bien, en cuanto al ámbito literario, es pertinente evaluar si se mantiene la esencia de la poética de Melville o si Borges juega con la misma y se apropia de la producción. Un factor nombrado con antelación es la sustracción de frases completas y la connotación de palabras; este es un componente que puede parecer estilístico, sin embargo, su trascendencia va más allá de forma. Esto se puede ver repetidamente a lo largo de la obra, un ejemplo es el siguiente; en la página 77 del libro el abogado entabla una conversación con un empleado de la prisión: “«Es medio raro, ¿verdad?» «Creo que esta un poco desequilibrado dije con tristeza.» «Desequilibrado? ¿Está desequilibrado?»” (8) En este fragmento la distancia social y educación entre los interlocutores no captura la atención del lector inmediatamente, a diferencia de como ocurre en el texto de Melville. En inglés cuando el trabajador repite la palabra dicha por el abogado (desequilibrado/deranged), da a entender que desconoce dicha palabra; sin embargo, en español, la repite con el propósito de enfatizar. Es de esta forma que Borges “Consideraba el expediente demasiado primario o demasiado realista, distrayendo al lector de lo importante del pasaje que es la oposición entre percepciones”(9).


Conclusión

Es así como la traducción de la obra puede ser examinada desde dos enfoques diferentes: la forma y el fondo. En cuanto a la forma se pudo evidenciar la manera en la cual Borges economiza la cantidad de palabras, pero mantiene en la mayoría de los casos, el sentido original de las frases. Sin embargo, aunque se pensara que su traducción era una simple traslación de un idioma a otro, su trabajo con la obra Bartleby, el escribiente puede ser considerada una reconfiguración de la obra original. Se manifiesta esta reestructuración a través de sutiles alteraciones o disminuciones en la carga connotativa de las palabras y frases; y a pesar de que puede ser un factor imperceptible para ciertos lectores, aquellos “leyentes” entusiastas sabrán que los pequeños detalles hacen la diferencia.

Referencias ISO (pie de página):

(1) MELVILLE, Herman. Bartleby, el escribiente. 1. Barcelona : MONDADORI, [no date].

(2) MELVILLE, Herman. Bartleby, the scrivener: A story of Wall Street. Sovereign via Published Drive, 2014.

(3) MELVILLE, Herman. Bartleby, el escribiente. Ediciones Akal, 1998. (Prólogo)

(4) MELVILLE, Herman. Bartleby, the scrivener: A story of Wall Street. Sovereign via Published Drive, 2014.

(5) MELVILLE; Herman Bartleby, el escribiente. 1. Barcelona : MONDADORI, [no date]. p.81

(6) MELVILLE; Herman Bartleby, el escribiente. 1. Barcelona : MONDADORI, [no date]. p.81

(7) BORGES, Jorge Luis. La biblioteca de Babel: prólogos. Emecé, 2000.

(8) «He’s odd, ain’t he? » «I think he is a little deranged, » said I, sadly. «Deranged? deranged, is it? Well now,

upon my word, I thought that friend of yours was a gentleman forger; they are always pale and genteel-like,

them forgers. I can’t help pity em can’t help it, sir. (p. 119)

(9) COSTA, Walter Carlos. Borges traductor de Bartleby, de Melville. Fragmentos: Revista de Língua e Literatura

Estrangeiras, 1999, vol. 8, no 1.


Referencias completas:

ALBIR, Amparo Hurtado. Traducción y traductología. Cátedra, 2001.

COSTA, Walter Carlos. Borges traductor de Bartleby, de Melville. Fragmentos: Revista de

Língua e Literatura Estrangeiras, 1999, vol. 8, no 1.

DELEUZE, Gilles. Crítica e clínica. Editora 34, 1997.

KRISTAL, Efraín. Borges y la traducción. Lexis, 1999, vol. 23, no 1, p. 3-23.

MELVILLE, Herman. Bartleby, el escribiente. Barcelona, 2000

MELVILLE, Herman. Bartleby, the scrivener: A story of Wall Street. 2014

WILLSON, Patricia. La traducción, otra de las plenitudes de Borges. 2002.


16 vistas

©2020 por La hora de las musas. Creada con Wix.com