• nathaliearboledag

Jurassic Park es ciencia, arte y magia - película de Steven Spielberg


Unas criaturas tan fascinantes como los dinosaurios sin duda cautivaron mi interés. De alguna manera sentía afinidad con ellos, como si quisieran que yo supiera más sobre sus especies, sus tiempos geológicos, sus rasgos y mucho más. Ante estas ansias de conocerlos, mis papás me presentaron la aclamada película de Jurassic Park, por la cual voy a estar siempre agradecida con Steven Spielberg.


Jurassic Park trae los dinosaurios devuelta a la vida cotidiana y esto es algo que yo anhelo vivir. ¿Qué tan increíble sería conocer un pachycephalosaurus o un dilophosaurus? Es notable como Spielberg logra mezclar estos dos mundos tan distantes de una manera única, a través de una producción animatrónica de punta y unos cuantos argumentos científicos. En otras palabras, esta película fue una creación de la ciencia y el arte unidas para poder recrear unos seres magníficos que solo podemos imaginar, desafortunadamente, por sus restos fósiles.


La unión de estos dos campos crearon una magia que yo nunca había experimentado en ninguna otra película (junto con Jurassic Park III dirigida por Joe Johnston). Pero, ¿magia? Sí, magia. Una magia que otros llamarían “ciencia ficción”, pero que para mí la trasciende. Es una magia real, una magia que parece ser posible. Puede percibirse en su punto máximo cuando, en la película, muestran un dinosaurio por primera vez. La escena de los jeeps y el gran brachiosaurus alimentándose de las ramas de un árbol es magia pura. Los sonidos del animal, su acabado impecable y la música que acompaña la escena. Todo es una sincronía mágica. ¿Quién no quisiera vivir esta experiencia?


Ahora bien, la película muestra que el hombre (Hammond), jugó a ser “Dios”, como lo precisa Malcolm y por tanto, todo podía salir mal. Sin embargo, fue Dennis el que desconfiguró los sistemas del parque que condujeron al caos que ya conocemos. Es así cómo nuestra codicia (como humanos) destruyó nuestros proyectos. Quizá Spielberg no solo quiso crear este personaje para desencadenar los hechos de la película, sino también para denunciar la codicia humana como la destructora de nuestros sueños visionarios.


Otra dinámica interesante de Jurassic Park es la del “perseguido y perseguidor”. En este caso, el tiranosaurio es el máximo perseguidor. Otros perseguidores serían los velociraptores y el dilophosaurus. Dentro de los perseguidos, están los protagonistas humanos, demás especies como los gallimimus y también, los velociraptores. El hecho de que el perseguidor puede volverse el perseguido, como en el caso de los velociraptores con el tiranosaurio en una de las últimas escenas, es una dinámica interesante que, no solo le brinda gloria al gran temible tiranosaurio, sino que también enseña que esto sucede en la vida cotidiana: un forcejeo de poder. También se podría considerar un forcejeo que se presenta en la relación del Dr. Grant con los nietos de Hammond, enseñando que en ocasiones, lo que nos molesta en un principio, termina siendo una ayuda especial.



Para finalizar, tengo tres palabras que describen Jurassic Park: grandeza, inimaginable y sinfonía. Y les dejo esta pregunta: ¿qué creen que hubiese sucedido en el parque si una figura como Dennis no estuviese presente?


- Nathalie Arboleda García

31 vistas

©2020 por La hora de las musas. Creada con Wix.com